El sedentarismo y el cultivo de cereales fueron algunos de los procesos que marcaron el nacimiento de las grandes civilizaciones humanas. Sin embargo, a día de hoy siguen existiendo, en algunos lugares remotos del planeta, pueblos que siguen practicando el nomadismo, poblaciones enteras que se trasladan periódicamente en busca de mejores pastos, tanto para la recolección como para el pastoreo de ganado. Un ejemplo de ello son los Dukha.

El pueblo Dukha, también  conocido como los Tsaatans, o incluso “el pueblo de renos”, ha habitado los bosques del norte de Mongolia durante miles de años. Se trata de un pueblo nómada, cuya ocupación principal es el pastoreo de renos, mediante el traslado periódico de sus rebaños, cada diez semanas. Originarios de la Siberia rusa, y de la provincia de Khovsgol, en la parte más septentrional de Mongolia, los Dukha han forjado una estrecha relación con sus renos, en casi en todos los aspectos de su supervivencia y de su identidad cultural.

Photo Credit: WhatsAllThisThen Flickr via Compfight cc

Los renos y los Dukha

Los Dukha, durante generaciones, y su cultura, giran irremediablemente alrededor de los renos. Se han dedicado a la cría de estos magníficos animales durante años, domesticándolos, para poder ayudarse de su fuerza como medio de transporte en un terreno totalmente inhóspito. Los renos son domesticados, y pertenecen a la familia que los cría, siendo tratados como miembros de la misma como una forma de respeto hacia el animal, una relación en la que depende el uno del otro. Rara vez matan a un reno, pues se trata de una herramienta de trabajo para ellos, y un medio de transporte, y únicamente se aprovecha su leche, para hacer también yogur y queso, que son su alimentación básica, complementada con la caza de algunos animales del bosque. Sólo unos pocos renos se sacrifican cada año para obtener pieles y carne. Elementos básicos de esta cultura como la recolección de leña, la caza, las migraciones o el transporte por un terreno típicamente montañoso y cubierto de bosques, se harían imposibles sin el uso de estas monturas.

Photo Credit: WhatsAllThisThen Flickr via Compfight cc

Los Dukha empiezan a domesticar a los renos cuando son considerados dongor (reno de dos años o menos). A esta edad el reno no puede soportar aun el peso de un adulto, por lo que la tarea de adiestramiento recae sobre los niños y jóvenes de la comunidad. A partir de los tres años de edad, cuando el reno está considerado como un hoodai¸ los adultos ya pueden usarlos como montura también.

Cuando alguno muere, o con los pocos que son sacrificados durante el año, se usan sus pieles para confeccionar bolsas, abrigos, zapatos o esteras de viaje. Sus astas son también usadas para comercializarlas (sobre todo hacia China donde se usan para la medicina tradicional), y son cortadas exclusivamente durante el verano. Esto es debido a que sin ellas animales no pueden regular adecuadamente la temperatura de su cuerpo y pierden fuerza, por lo que, por ejemplo, a los ejemplares embarazados no se les corta nunca.

Además de los renos, mantienen también una estrecha relación con las águila, siendo la caza con este animal una de las más respetables actividades que puede llevar a cabo un miembro de la comunidad.

Creencias

El mundo espiritual de los Dukha gira alrededor del chamanismo, en la creencia de que el espíritu de sus antepasados vive en los bosques con los animales, y guía al pueblo Dukha en el culto a la naturaleza.

No sabemos mucho acerca de sus prácticas, pero el chamán tiene un papel central en la vida de la comunidad. En su lengua nativa los denominan Boo, y son los encargados de orientar prácticas de la vida diaria como la caza o las llamadas de lluvia. Esta práctica difiere de las variantes chamánicas de las diferentes tribus de la zona, y es posible que se trate de una de las formas más antiguas de las practicadas por los nómadas mongoles.

Continuidad de los Dukha

Si bien hace unos años se cree que este pueblo estaba formado por casi 200 familias, en la actualidad se contabilizan en sólo 40 familias, con una población de 1000 renos en su poder. Esto se debe principalmente al avance de la sociedad moderna, que ha empujado a muchos Dukha a trasladarse a pueblos y ciudades, abandonando sus costumbres ancestrales, y abandonando, sobre todo por parte de los jóvenes, las duras condiciones que ofrece este tipo de vida en la taiga. Durante los últimos años, el gobierno ha restringido también la zona de caza de los Dukha, otro factor más que ha contribuido al abandono de este modo de vida ancestral.

Sin duda las comodidades que la vida moderna ofrece han sido un elemento central en esta transición, pero existen también grupos que han sabido combinar la tradición con la modernidad. En este caso, el turismo está jugando un papel clave, pues son un foco de interés dentro de los circuitos turísticos que se ofrecen en Mongolia. En los últimos años el turismo extranjero se ha convertido en una fuente de ingresos extra para estas familias, lo que ha hecho que durante los meses más cálidos muevan sus rebaños más al sur de lo habitual, como la zona del lago Ubsugul, con tal de facilitar el contacto con estos grupos de turistas, y obtener dinero suficiente para pasar el invierno.

Comparte:
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.