EL ARK DE BUKHARA: UNA CIUDADELA PARA LA HISTORIA

«Al tratarse de una fortaleza mucha gente tiende a pensar que se trataba únicamente de una construcción defensiva o militar. Sin embargo, los ark de esta época, en Asia Central, albergaban en su interior mucho más.»

El Ark de Bukhara es sin duda uno de los emblemas de la ciudad, y uno de los puntos que no nos podemos perder en un viaje a Uzbekistán. Como ya os he comentado en otros artículos, Bukhara es, para mí, la ciudad más bonita de Uzbekistán. Hoy voy a hablaros de la fortaleza de la ciudad: el Ark de Bukhara.

Al tratarse de una fortaleza mucha gente tiende a pensar que se trataba únicamente de una construcción defensiva o militar. Sin embargo, los ark de esta época, en Asia Central, albergaban en su interior mucho más. Se trataba principalmente de la ciudad primigenia, lo que más tarde se convertiría en la actual Bukhara. Pero vayamos por partes. ¿Qué sabemos? Que nos vamos de viaje a Uzbekistán y queremos visitar Bukhara. ¿Qué no sabemos? Que ver en Bukhara y por qué. Bien amigos, pues vamos a ello:

Historia del Ark de Bukhara

Los estudios arqueológicos datan la fundación del primer asentamiento alrededor del s III-IV a.C. Por supuesto no se trata de la estructura original, sino que esta ha sido destruida y construida diversas veces a lo largo de la historia. Todas estas construcciones, y los restos de sus respectivas destrucciones, dejaron una capa de unos 20 metros sobre la base de la fortaleza que conocemos hoy en día. Pero vayamos por partes:

Orígenes del Ark de Bukhara

Las primeras referencias sobre el Ark de Bukhara la encontramos en “Historia de Bukhara”, escrita por Narshakhi. He estado investigando y no ha habido manera de encontrar referencias a dicho historiador (suposición mía), y en la información que te dan en la visita al Ark tampoco se especifica. En su obra, habla que tras las muchas batallas que destruyeron las diferentes construcciones finalmente se optó por una construcción poligonal, en relación con la posición de las estrellas de la constelación de la Osa mayor.

Exterior de la ciudadela de Bukhara

Pese a todo, se cree que sobre el año 500 d.C el Ark ya constituía la residencia de los gobernantes de la ciudad. Esto no significa que solo vivieran los gobernantes, pues en su interior se alojaban también sus visires, los jefes militares y también sirvientes.

El sitio de Bukhara por Gengis Kan

Gengis Kan

No podemos dejar de hablar de nuevo de Genghis Khan. Tengo la sensación de que se trata de un personaje recurrente en mis escritos, pero cuando hablamos de Asia Central siempre hay un pedazo de historia que le pertenece. Alrededor del año 1219 d.C, en el contexto de las invasiones mongolas, se produjo lo que conocemos como el Sitio de Bukhara.

El amigo Gengis se presentó, cruzando de oasis en oasis, con 50.000 buenos mongoles armados frente a la ciudadela de Bukhara. Pese a que la guarnición de la ciudad contaba con 20.000 mercenarios turcos, estos fueron masacrados en un intento de romper el sitio. Tras este evento, la ciudad se rindió y abrió sus puertas, un gesto de buena voluntad que solo se tradujo en masacre, violaciones y población esclavizada.

El Ark y la Edad Media

Si bien podemos encontrar referencias a la gran biblioteca de Bukhara durante la edad media, debemos adelantarnos hasta el siglo XVI para encontrar información más extensa.

Imagen exterior del Ark con el casco antiguo de Bukhara de fondo.

Nos situamos ahora en el reinado de diferentes dinastías uzbekas: Sheibanida, Ashtarkhanida y Mangita. Hasta el siglo XX, todas estas familias realizaron obras de ampliación y construcción de diferentes partes de la fortaleza: nuevas puertas de la ciudad, la Sala de Recepción, el Patrio del Primer Ministro, el Patio de los Saludos o el Patio de caballerizas pertenecen todos a esta época histórica. Estoy hablando de un periodo de cuatro siglos, lo sé, y resumir todo ello en un párrafo parece una falta de respeto. La realidad sin embargo es que la información que puedes encontrar es muy limitada si no sabes árabe o lenguas turcas, y en la visita al Ark tampoco aprendes mucho más que la funcionalidad de las diferentes salas. Y eso que fui con guía privado y audio guía (sí, las dos cosas).

El Ark de Bukhara en el siglo XX y actualidad

Seguimos avanzando en la historia hasta principios del siglo XX. Os lo resumiré muy brevemente: Revolución Rusa → Invasión de Uzbekistán→ Batalla de Bukhara→ Ark bombardeado dese el aire → Ark hecho polvo → Emir de la ciudad huye a Afganistán → Los rusos se quedan en Uzbekistán hasta el 1991. ¿Fácil verdad?

Imagen del trono del Emir de Bukhara

Pero el tema que nos ocupa hoy es que pasó con el Ark. Como habéis podido deducir del increíble esquema que os he hecho, tras la invasión rusa el Ark de Bukhara sufrió muchos daños. Tras la reconstrucción, remodelación y la independencia de Uzbekistán en 1992, la Fortaleza se convirtió en el museo que conocemos hoy en día.

Os estaréis preguntando: ¿Por qué tanto rollo si lo que yo quiero es pegarme un viaje a Uzbekistán? Pues amigos, porque conocer la historia de los lugares que visitamos es fundamental. No solo para adentrarnos culturalmente en la región o ciudad, sino también para comprender a fondo lo que estamos visitando.

Visitar el Ark de Bukhara

Tenemos todos claro que Bukhara es un must en cualquier viaje a Uzbekistán. Pues bien, la visita del Ark de Bukhara es uno de los obligatorios de la ciudad.

La fortaleza se encuentra en el centro de la ciudad, al igual que la mayoría de los puntos de interés y los hoteles. ¿Por qué digo esto? Porque lo más probable es que nos alojemos en el centro y recorrer Bukhara a pie es lo más recomendable. Desde la mezquita Kalyan hay un paseo de no más de 10 minutos hasta la fortaleza.

Una vez en la puerta, pagaremos la entrada y tendremos vía libre para explorar la fortaleza por dentro. Diversas consideraciones que hay que tener en cuenta:

  • Hay que pagar un extra para poder realizar fotos dentro. Yo lo pagué, pero después dentro no había ningún tipo de control sobre que tipo de entrada tenías.
  • El horario de visita (2020, sí amigos, 2020) es de 9 de la mañana hasta las 8 de la noche.
  • Precios:
    • Visita por tu cuenta: 15000 som
    • Audio guía: 3000 som
    • Guía personal (en inglés): 9000 som
  • Si queréis hacer el recorrido sin guía está bien: dentro, las principales secciones del museo tienen explicaciones en uzbeko, ruso e inglés.

Y hasta aquí. Como veis, el Ark es uno de los principales atractivos si estamos pensando en qué ver en Bukhara, sin duda alguna. Nunca me cansaré de decir que un viaje a Uzbekistán es la mejor manera de adentrarnos en el mundo de Asia Central. Así que ya sabéis. Bien de Uzbekistán en vuestro próximo viaje.

Comparte:
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.