Durante décadas el ser humano ha estado buscando respuestas a los enigmas de las grandes civilizaciones y pueblos del pasado. Desde el medio del pacífico la Isla de Pascua se presenta como una historia; una historia que nos habla de un pueblo, de  una tierra y una concepción del mundo particular, representada por las estatuas conocidas como moai.

Ubicación y primeros pobladores

Situada en el océano Pacífico, frente a la costa de Chile, la isla de Pascua o Rapa Nui, su nombre original, fue descubierta por navegantes europeos en XVIII. Su ocupación, sin embargo, es mucho más antigua, alrededor del siglo X y XII.

Las fechas de la colonización de la isla no están claras entre los antropólogos. Estudios recientes concluyen que sería a partir del año 1200 d.C cuando llegarían los primeros habitantes y se establecerían las primeras poblaciones en la isla. La teoría más aceptada es que los primeros pobladores eran de origen polinésico, pequeños grupos de exploradores que recorrieron la friolera de 3500 km hasta llegar a Rapa Nui, donde tiempo después empezarían los traslados de población con tal de ocupar la isla.

Según la tradición oral de los rapanui, los primeros pobladores habrían llegado desde una mítica isla llamada Hiva, lo que según los antropólogos, podría ser de las islas Marquesas en Polinesia.

El nombre de la isla, Rapa Nui, es de origen tahitiano, está asociado con el de la isla de Rapa, situado también en Polinesia, y significa «Rapa Grande» o «Gran Rapa». A pesar de su origen foráneo, esta denominación se considera muchas veces como original de los nativos de la isla. En una época anterior, sus habitantes también la llamaron «Te pito o te henua», que significa El ombligo de la Tierra, o también «Mata ki te rangi», los Ojos que miran al cielo.

Se estableció así una comunidad entera que llegó a tener un volumen de hasta 17000 habitantes, según las estimaciones, organizados en clanes en las diferentes partes de la isla. Se trataba de una sociedad jerarquizada, gobernada por la figura del ariki, de origen divino, y dividida en diferentes tribus. Las regiones que ocupaban cada una de ellas siempre tenían una franja costera, posiblemente por la necesidad de alternar la agricultura con la pesca como forma de subsistencia. La mayor parte de la población habitaba el interior de la isla, junto a las áreas de cultivo, mientras que en el litoral se situaban los centros religiosos y ceremoniales.

Colonización extranjera

El nombre moderno de «La Isla de Pascua», fue dado por un navegante holandés, Jakob Roggeveen, que mientras navegaba por la costa chilena, descubrió la isla en 1722, coincidiendo con el día de Pascua de Resurrección.

A la llegada de los europeos, sin embargo, todo el sistema social que hemos descrito ya se encontraba en crisis. Aunque son hipótesis, la teoría más aceptada ha sido la de la superpoblación de la isla, alrededor de los siglos XVII y XVIII, que tuvo como consecuencia la escasez de recursos y alimentos. Estas condiciones habrían provocado a su vez guerras entre las diferentes tribus, así como el abandono de las canteras donde se tallaban los moai y que seguiría así hasta nuestros días. Otros autores afirman también que, además de la sobrepoblación, pudo producirse también una sobreexplotación de los recursos de la isla hasta agotarlos, quedándose así sin alimentos y haciendo que la isla fuera casi inhabitable. Cuando Jacob Roggeveen llegó a la isla, la sociedad Rapa Nui ya se encontraba en franca decadencia, por motivos que aún no han podido demostrarse.

Durante los siguientes años a su descubrimiento, la isla se convirtió en un lugar de paso para los marineros que viajaban desde Sudamérica en ruta hacia Oceanía, siendo visitadas por personajes ilustres de la navegación como James Cook en 1774, o Jean-François de La Pérouse, en 1786.

escritura de tipo encontrada en la isla de pascua
Ejemplo escritura rongo rongo

Durante el siglo siguiente, las condiciones en la isla se volvieron más duras, sobre todo por las habituales visitas de esclavistas provenientes de Perú, que vendían a los rapanui como esclavos. Fue también en esta época cuando se produjo el exterminio de la clase sacerdotal de la isla lo que implicó además que la única escritura polinésica conservada, el rongo rongo, permaneciera indescifrable desde entonces.

Las expediciones esclavistas, además de todas las perdidas humanas, comportaron también la aparición de enfermedades y epidemias. Fueron especialmente mortíferas la tuberculosis y la viruela, quedando la población reducida en apenas dos centeneras de individuos.

Moais en la isla de pascua
Isla de Pascua

La anexión a Chile

A finales del siglo XIX se empezaron los trámites para la anexión de la isla al territorio chileno. En aquellos momentos, por las causas que hemos explicado, la población rapanui era de apenas 100 individuos, de los cuales solo 12 eran hombres adultos, estando más cerca que nunca de la extinción. Por los datos que tenemos, sabemos que la anexión fue de bien vista por las dos partes, que firmaron un texto, en castellano y rapanui, donde se especificaba la cesión de soberanía a Chile, conservando la jerarquía de poder que existía entre los autóctonos. Se dice que en el momento de cerrar el acuerdo, el rey Atamu Tekena, le dio a los emisarios Chilenos un trozo de hierba con tierra, como símbolo de que le entregaban la soberanía del territorio. A la vez, ante un ofrecimiento de una bolsa con oro por el acuerdo por parte de los emisarios chilenos, el rey rapanui lo rechazó, alegando que: «no hemos vendido ningún terreno».

Está anexión supuso el fin de las incursiones de esclavistas en la zona, así como el desarrollo de la isla, durante las décadas posteriores, con construcciones como el hospital, ayuntamiento y también el aeropuerto, que conectó finalmente a sus habitantes con el territorio continental.

Los vigilantes de piedra: moais

Sin embargo, además del extraño colapso de esta sociedad, la isla guarda otro gran secreto, por el cual se haría famosa en todo el mundo: los moai. Estas gigantes estatuas monolíticas se encuentran repartidas y enterradas por toda la isla, habiéndose descubierto más de 900 distribuidos por todo el territorio.

Significado y construcción

Los moia se esculpían directamente en la piedra de las canteras, para después ser movidos y repartidos por toda la isla, mediante un método sobre el que aún hoy no hay consenso, al igual que sobre su significado. La teoría más aceptada es que se trataba de representaciones de los difuntos, de manera que éstos pudieran proyectar su espíritu sobre sus descendientes, pero se trata solo de hipótesis. Los moai debían situarse sobre los ahu, las plataformas ceremoniales, con sus rostros hacia el interior de la isla. En el idioma local, el nombre completo de las estatuas es aringa ora o te tupuna, “rostros vivientes de los antepasados”, de lo que se deduce su función funeraria y espiritual. La gran mayoría, aunque agrupados, son figuras individuales, seguramente, en homenaje a los difuntos.

Los moai más importantes

  • El Ahu Akivi es una formación de 7 moai sobre una plataforma orientado de norte a sur, donde las legendarias figuras de piedra están dirigiendo su mirada al punto donde se pone el sol durante el equinoccio de la primavera austral. A su vez, es el único conjunto escultórico  que está mirando hacia el mar.
El ahu Akivi - Isla de Pascua
El ahu Akivi
  • El Moai Paro es la figura más alta de todas las terminadas, además de estas ubicada encima de una plataforma. Tenía una altura de 11 metros y un peso de unas 80 toneladas. Actualmente se encuentra derribada .
Moai Paro (Isla de Pascua)
Moai Paro (Isla de Pascua)
  • El Aku Tongariki es la plataforma más grande (ahu), con 15 moai sobre ella, y con una longitud de 200 metros y fue construido durante la época de mayor esplendor de la cultura rapanui. Sus moais fueron destruidos durante las guerras tribales de la isla y en 1960 fue arrasado por un tsunami. En 1990 fue restaurado.
Ahu Tongariki (Isla de Pascua)
Ahu Tongariki (Isla de Pascua)
  • Vipanú: se trata de un centro ceremonial, donde se encuentan los ahu las plataformas ceremoniales que hemos visto arriba) más grandes de Rapa Nui.

Existen muchos lugares misteriosos en el mundo, pequeños rincones que esconden secretos a la curiosa mirada humana. La isla de Pascua sin duda es uno de ellos.

“Desde la Isla de Pascua, el lugar más solitario del mundo, tan solo se alcanza a divisar un horizonte de aguas infinitas, salvo de noche, cuando la luna suspendida del firmamento constituye el único pedazo de tierra que los nativos han tenido a la vista a lo largo de toda su historia.”

Libros recomendados

Como siempre, os dejo aquí algunos libros recomendados:

Guías y manuales

Primero de todo os dejo un par de guías: la mítica Lonely Planet y la edición de Anaya Touring, de Guía total, que personalmente la prefiero por los detalles. Aun así, ambas muy recomendables. Por supuesto, las dos tratan también Chile:

Novelas

Las novelas también son una buena opción para sumergirnos en el ambiente de este mítico mundo. Os dejo aquí un par de recomendaciones que a mi, personalmente, me gustaron mucho:

ISLA DE PASCUA – RAPA NUI (José Barucci). Aventureros sin fronteras

Una novela increíble, que nos transporta, de principio a fin, en un viaje a esta remota y mágica tierra. En su viaje, el autor nos muestra no solo la magia que esconde, sino también su lado oscuro, y la tragedia que sufrió desde la llegada de los occidentales a sus costas. Altamente recomendado!

El misterio de los Rapanui. (María Esther Estrada)

La autora nos lleva a recorrer este mundo «en medio de la nada», mediante la narración de historias antiguas. A través de su recorrido por sitios emblemáticos y esenciales para cualquier viajero, la M.E Estrada relata hechos históricos que complementan lo del viaje. Un libro lleno de recomendaciones para los quieran conocer la isla.

Comparte:
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.