LA ÚLTIMA FRONTERA: EL UNIVERSO

Hace unas horas hemos presenciado el último hito de la carrera espacial: las primeras fotos del nuevo telescopio James Webb, nuestra nueva ventana al universo.

En el mundo de los viajes y la exploración, el espacio exterior es la última gran frontera. Sí, es cierto, hemos pisado la Luna, y cada año hay hombres y mujeres en la estación espacial realizando diferentes investigaciones, pero aún estamos lejos de poder considerarnos viajeros espaciales. De momento, como en tantos otros aspectos de la vida, hemos de conformarnos con soñar. Pero no os pongáis tristes. Es cierto que aún no disponemos de la tecnología para viajar a otros planetas, pero sí que estamos empezando a trabajar con un aspecto fundamental para cualquier viaje: los mapas.

MAPEANDO EL ESPACIO

La humanidad siempre ha elaborado sus mapas mientras exploraba nuevos territorios. Esto muchas veces frenaba nuestro avance, ya que se precisaban de técnicas muy concretas y laboriosas para plasmar con exactitud el territorio por el que viajábamos con exactitud. En el caso del universo, estamos tomando ventaja.

Por primera vez somos capaces de empezar a mapear nuestra próxima gran expedición como especie antes de conocerla. Esto puede parecer banal, pero en términos de una aventura nos proporciona una ventaja indiscutible. Llegado el momento, cuando la tecnología nos lo permita y nuestra mirada vuelva a preguntarse ¿qué hay más allá?, todo avanzará mucho más rápido, pues ya tendremos trazados los caminos que podremos recorrer. Todo esto, gracias a los telescopios.

DESDE EDWIN HUBBLE A JAMES WEBB

No nos vamos a remontar hasta el siglo XVII para hablar de Galileo Galilei y la invención del telescopio. Ni tampoco los problemas que tuvo con ciertos sectores de la sociedad para aceptar una verdad rotunda: aquello que veían sus ojos. Afortunadamente para nosotros (con perdón de los terraplanistas), el mundo ha evolucionado. Si hablamos de exploración espacial, y concretamente de telescopios, hasta ahora había solo un nombre sobre la mesa: el telescopio Hubble.

El telescopio Hubble fue lanzado en 1990, y hasta la fecha, con diferentes correcciones y reparaciones, nos ha proporcionado imágenes fascinantes como estas:

El Hubble ha estado más de 32 años al servicio de la humanidad, proporcionándonos imágenes e ilusión sobre los misterios del cosmos. Un recordatorio de que el viaje no ha hecho más que empezar.

Y como no ha hecho más que empezar, esa ilusión se ve ahora renovada. En 2021, tras años de pruebas y desarrollo, lanzábamos al espacio el Telescopio James Webb. Un año después, en julio de 2022, empezamos a recibir las primeras imágenes de los que son nuestros nuevos ojos en el espacio:

Y esto solo son imágenes. Las propiedades y alcance del nuevo telescopio nos permitirán, no solo ver más allá, sino entender mejor el universo que habitamos, una nueva mirada a los mundos que están por conocer.

Desde nuestra salida de África hasta el descubrimiento de América por parte de los Europeos. Desde la exploración de los grandes lagos de África central hasta la cartografía del fondo oceánico. Muchas son las fronteras que hemos ido explorando como especie y, pese a que en los últimos años parece que el mundo se nos ha hecho más pequeño, no es así.

Vivimos en un basto universo, inconmensurable, que nos abre las puertas a una vía infinita para la exploración. Algo esperanzador para todos los viajeros y viajeras del mundo.

Comparte:
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.