BUDAPEST, LA PERLA DEL DANUBIO

«Una de las ciudades más bonitas de Europa y sin duda la más bellas de las bañadas por el Danubio. Se trata de un lugar de contrastes, pero valió la pena cada minuto que pasé en sus calles»

Vídeo del directo sobre Budapest

El pasado fin de semana decidimos hacer una pequeña escapada a Budapest. Si bien no era mi primera vez allí, tenía unas ganas locas de volver. Lo reconozco, soy un enamorado de Budapest, de la llamada «Perla del Danubio». Como sabéis, en este blog de viaje siempre intento hablaros un poco de la historia de los lugares que visito. Creo que es una parte fundamental para comprender lo que estás viendo y, además, lo llevo en las venas: soy historiador de formación. Sin embargo, en este caso he decidido hacer un post aparte. Será más sencillo para vosotros acceder si os interesa y, además, estructurará mejor la web. Así que, si os interesa, podéis acceder vía:

BREVE HISTORIA DE BUDAPEST

Pero sigamos. Creo que una primera aproximación a la ciudad sería mostraros la idea que tuve de ella.

Impresiones de mi viaje a Budapest

Decadencia y melancolía. La primera (o segunda) imagen que te llevas de Budapest es la de una ciudad moderna, centro – europea. Con el taxi que nos llevó desde el aeropuerto no pude evitar pensar en Viena, lógico al haber compartido tantos años de historia supongo. Sin embargo, como es costumbre, las cosas no son lo que parecen. Un paseo por sus calles nos llevó a ver las diferentes caras de la ciudad. Por un lado, la Budapest imperial, el gran monumento de Budapest, representado por su impresionante parlamento y, por supuesto, por el Castillo de Buda. Tampoco podemos olvidar, por supuesto, el Bastión de los pescadores, en mi opinión, el lugar desde donde obtener una de las mejores panorámicas de la ciudad. 

Parlamento de Budapest
Parlamento de Budapest

Por otro lado, tenemos el Budapest ebrio, decadente, no solo por los perjudicados personajes que podemos encontrar en casi cualquier parte de la ciudad a casi cualquier hora, sino también por la decadencia del ambiente de algunas de sus calles. Esto último no siempre es algo negativo, pues al igual que otras ciudades como Buenos Aires o Atenas, esto le otorga un cierto encanto. Las aceras poco cuidadas, las paredes llenas de graffitis o simplemente sus archifamosos Ruin Bars, le dan a la ciudad un toque único, una mezcla característica que solo los lugares con una intensa historia, como hemos visto, pueden tener.

Vayamos ahora al aspecto concreto, aquello por lo que todos pasamos por un blog de viajes. Veamos que ver en Budapest.

¿Qué ver en Budapest?

La gran pregunta, y no siempre de fácil respuesta. Si os estáis planteando qué ver en Budapest, lo lógico sería, primero de todo, plantearos cuantos días vais a dedicar a conocer la ciudad. En nuestro caso fueron dos días (ya que llegamos por la noche del primero) que pudimos aprovechar por completo. Entiendo que la mayoría de gente dispondrá de aproximada un día y medio, contando Sábado y domingo y restando el tiempo del vuelo y los traslados.

Por ello, voy a resumir lo mejor posible los puntos qué ver en Budapest que considero que son los más importantes. Hay más cosas que ver en Budapest, pero creo que con esto os llevaréis una buena panorámica general de la ciudad.

Parlamento de Budapest

El símbolo de Budapest, y uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Vale la pena verlo de día y de noche, con su característica iluminación. Se trata además de uno de los parlamentos de estilo gótico más emblemáticos de Europa y también uno de los más grandes del mundo (es el tercero solo después del de Rumania y Argentina). Si queréis visitar su interior se realizan visitas guiadas todos los días hasta las 16.00h, con un precio de unos 3500 florines (9,5€ ahora mismo).

Como véis, yo estaba contento tanto de día como de noche:

Castillo de Buda

La residencia histórica de los reyes húngaros. El primer castillo que se construyó fue en el siglo XIV. La segunda versión del mismo, tras su reconstrucción ya nos lleva hasta el siglo XVIII, ya en la época de los Habsburgo, cuando recuperaron la región de manos de los Otomanos. El castillo sufrió, además de destrozos durante las guerras mundiales, también ampliaciones. La última fue la del gobierno comunista después de la segunda guerra mundial, que nos dejaría la construcción que hoy podemos visitar. En su interior además está el Museo de Historia del Castillo de Buda, donde podremos aprender sobre las diferentes etapas por las que ha pasado el castillo, y la ciudad.

Se puede pasear por los jardines y subir hasta la primera plataforma, desde donde hay unas vistas espectaculares: tanto de la ciudad como del Parlamento de Budapest. Para esto no hay que pagar.

El museo sin embargo si que tiene coste. Está abierto de martes a domingo, cierra los lunes, y la entrada tiene un precio de 2200 florines (5,5€ al cambio)

Castillo de Buda

Bastión de los Pescadores

Para mi otra de las joyas de la corona. Sus siete torres, al igual que pasa en la Plaza de los Héroes, conmemoran las siete tribus fundadoras de Hungría. Desde aquí no solo podemos obtener una de las fotografías más emblemáticas de la ciudad (ver foto). Dentro de la fortaleza encontramos dos elementos más: la estatua de Estaban I a caballo y la Iglesia de Matías, una de las más bonitas de toda la ciudad. Su exterior es impresionante y el interior, con sus tonos rojizos, me hizo pensar en las construcciones de estilo bizantino que encontramos más hacia el este. La entrada al Bastión es gratuita, pero para visitar la iglesia hay que pagar 1800 florines (5€ al cambio). Vale mucho la pena.

Iglesia de San Esteban

El nombre de la Basílica de San Esteban hace honor al primer rey de Hungría, Esteban I (975–1038). En el interior de la basílica se encuentra una de las reliquias sagradas más importantes del país: su mano derecha. La construcción de la Basílica de San Esteban finalizó en 1905 después de más medio siglo de obras. Es posible subir a la torre derecha de la basílica, desde donde se obtienen unas panorámicas impresionantes de Budapest. La entrada es gratuita aunque en la puerta se puede hacer una donación si queremos.

Plaza de los héroes

La Plaza de los Héroes es una de las plazas más importantes de Budapest. Sus estatuas conmemoran a los líderes de las siete tribus fundadoras de Hungría, igual que en el caso de las torres del Bastión de los Pescadores. La plaza impresiona, pero lo más relevante es el Museo de Bellas Artes, a la izquierda de la misma (si vienes del centro). El Museo es gigantesco y permite hacer un recorrido por toda las etapas de la historia de la ciudad y del país, a través de su arte. Está abierto de martes a domingo y el precio es de 3200 florines (8.90€ al cambio).

Plaza los héroes, Budapest
Plaza de los Héroes

Balnearios de Budapest

Un punto importante y, a la vez, peliagudo en este post. En nuestro caso, por varios factores, no pudimos ir a ninguno (yo me dejé el bañador, estaba todo cerrado y nos faltaba tiempo por todas partes, principalmente), pero he hecho los deberes y os traigo los principales. La experiencia por lo que me dicen y leo es brutal, sobre todo en invierno, así que no puedo hacer más que recomendároslo:

Balneario Szechenyi

Se trata del balneario más famoso de la ciudad y también el más grande. Como os he comentado arriba, se encuentra justo al lado de la Plaza de los héroes y dispone de 15 piscinas: 3 al aire libre y el resto en recintos interiores. Abre todo los días de las semana y la entrada tiene un precio de 6000 florines ( 16,60€ al cambio).

Balneario Gellert

Además de la piscina principal, que nadie duda que es preciosa, el resto del balneario, por lo que leo, no merece demasiado la pena, ya que las instalaciones están un poco anticuadas. Su piscina interior, caracterizada por sus majestuosas columnas, son una de las postales más famosas de los Balnearios de Budapest. También abre todos los días de la semana, y el precio de entrada es de 5000 florines (13,90€ al cambio).

Balneario Rudas

Estos son quizá los menos conocidos y, sin embargo, los que más me han llamado la atención. Se trata de unos baños otomanos, construidos durante la ocupación en el siglo XVI y su aspecto es muy parecido al que podemos encontrar en Estambul. Aspecto importante: al ser unos baños turcos, hay separación por sexos. Las mujeres tienen acceso solo los martes. Los hombres lunes, miércoles, jueves y viernes. El fin de semana la entrada es mixta. El precio de entrada es de 5000 florines (13,90€ al cambio)

Estos son, para mí, los principales lugares que ver en Budapest. Por supuesto, hay más, pero en una escapada de 3 días a Budapest, creo que es lo más conveniente.

Os dejo aquí links de contacto e interés:

Recordad también que podéis encontrar más artículos de este tipo en el apartado del BLOG.

Y que si queréis contratar cualquier tipo de viajes trabajo con la agencia TARANNÀ VIAJES, donde estaremos encantados de atenderos.

Comparte:
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.