EL TEMPLO DE KARNAK

Salimos de viaje a Egipto para conocer el Templo de Karnak, uno de los recintos religiosos más importantes de la historia.

Egipto sigue siendo sin duda uno de los lugares más fascinantes que cualquier viajero puede visitar. El país del Nilo. Un lugar donde las leyendas y la historia siguen cobrando vida. Un territorio donde los dioses de una de las civilizaciones más importantes de la antigüedad perduran en cada templo, en cada pirámide y jeroglífico.

Pero entre la infinidad de ruinas, pirámides y estatuas que podemos visitar, hay un lugar que destaca sobre los demás. Hoy salimos de viaje para conocer uno de los complejos religiosos más grandes jamás construidos, además de uno de los puntos más importantes dentro de la historia del Antiguo Egipto. Estoy hablando por supuesto, del Templo de Karnak.

Y es que, un viaje a Egipto siempre es algo muy especial. Pues, no solo hoy en día, sino que podríamos decir que durante los últimos 5000 años, este territorio ha levantado la fascinación de viajeros y aventureros de todo el mundo.

Pero, en lo que refiere al tema de hoy ¿fué relamente tan importante el templo de karnak?

Pues bien, para responder de manera directa a esta pregunta: hoy vamos a conocer más en profundidad el que es, y fue, el recinto religioso más importante del antiguo Egipto.

Y es que Karnak es más que un simple templo. Se trató de un complejo que fue testigo de todo el desarrollo, tanto arquitectónico como religioso, de la civilización egipcia. Un conjunto monumental que abarca más de 2000 años de historia y funcionamiento, y que hoy vamos a intentar comprender mejor.

Y por todo ello, y como siempre, tenemos que empezar por el principio.

Historia del templo de Karnak

Para entender Karnak, tenemos que entender también la historia de Egipto en cada una de sus etapas, ya que este templo estuvo en funcionamiento durante más de 2000 años.

El inicio de nuestro recorrido de hoy se remonta al Imperio Medio. En aquella época, Egipto estaba saliendo de un periodo de gran inestabilidad conocido como el Primer Periodo Intermedio, que surgió después de la caída del Imperio Antiguo. La pérdida de la autoridad central había dividido el país en provincias autónomas, cada una dirigida por sus propios gobernadores. Esto dio lugar a una gran crisis, tanto política y económica, como también social.

Entrada al Templo de Karnak

En este contexto de fragmentación, aparecieron dos dinastías rivales que lucharon por centralizar el poder. Por un lado, en el Bajo Egipto, la dinastía heracleopolitana se había establecido en Heracleópolis, mientras que en el Alto Egipto, la dinastía tebana, encabezada por Mentuhotep II, tenía su base en Tebas, lo que hoy conocemos como Luxor. Estas dos potencias mantuvieron una gran rivalidad durante años, y lucharon por la hegemonía del reino.

Finalmente, tras una larga guerra, Mentuhotep II logró unificar Egipto bajo su control y estableció Tebas como la nueva capital del reino. Su victoria no solo acabó con esa fragmentación que hemos mencionado, sino que también dio inicio al Imperio Medio, una época de estabilidad y prosperidad y que permitió también la expansión del culto al dios Amón.

Y es en todo este contexto, en el que aparece el Templo de Karnak.

Amón, en un principio, era una deidad menor, del viento y el aire, asociada con la ciudad de Tebas. Pero entonces, ¿cómo pasó a convertirse en una de las deidades más importantes de todo Egipto? Pues mediante la asociación del mismo con el dios solar supremo Ra, para formar la deidad que desde entonces se conocerá como Amon-Ra, el Dios de dioses. Esto fue jugada maestra. Pues recordemos que veníamos de un periodo de fragmentación. Esta combinación elevó a Amón, desde Tebas, como el dios principal de Egipto, reflejando un nuevo renacimiento político y religioso, el del Imperio Medio. Y todo bajo una nueva autoridad, que tendría que tendría su epicentro de culto el Templo de Karnak.

Hay que entender, que durante este periodo, el Templo original de Karnak era mucho más modesto que la construcción que conocemos hoy en día. Pero aun así, fue el que sentó las bases tanto del complejo como del culto que aquí se desarrollaría. De hecho, sería durante siguiente dinastía, la XI, bajo el reinado de Sesostris I, cuando se daría la primera gran expansión del santuario. El momento en cual se construyó la llamada Capilla Blanca de Sesostris, que hoy en día se puede visitar (su reconstrucción, ya que fue derruida), en el museo al aire libre de Karnak.

Relieve en Karnak

El templo de Karnak durante el Nuevo Imperio

Si seguimos avanzando, la etapa cumbre de Karnak fue sin duda durante el imperio nuevo, el periodo que comprende entre el 1500 y el 1070 a.C, la etapa de mayor esplendor del antiguo Egipto. Y es que fue durante esta época cuando faraones de la talla de Hatshepsut, Tutmosis III o el mismo Ramses II, llevaron a cabo las expansiones del templo que convertirían el santuario de Amon-Ra en uno de los complejos religiosos más importantes de la historia.

Hatshepsut, una de las primeras faraonas, tuvo un papel crucial en la ampliación de Karnak. Mandó construir el colosal obelisco en honor a Amon Ra que aun hoy sigue en pie. Pero también construyó estructuras como el Santuario Rojo, una capilla ceremonial y un templo adicional: el templo de Mut. Un templo dedicado a la triada de dioses de Tebas: Amon, su esposa Mut y su hijo Jonsu.

Más adelante, Tutmosis III siguió expandiendo el complejo con nuevas estructuras, siendo sin duda la más importante la Sala Hipóstila. Se trata de una impresionante sala compuesta por más de 134 columnas gigantes. Un símbolo único de la inmensidad y de la habilidad de los ingenieros del antiguo Egipto. Y sin duda también, una de las partes que más impresionan visitar si visitamos Karnak hoy en día.

sala hipóstila 2

Pero hay más. Seti I, por ejemplo, inició la construcción del segundo pilón y continuó con la decoracion de la Sala Hipóstila. Sin embargo, será su hijo, Ramses II el grande, quien llevaría a cabo otra de las grandes expansiones del templo. Añadió obeliscos y enormes estatuas. Además de levantar el primer pilón, marcando así la entrada monumental al templo que conocemos hoy en día.

Y es que, como veis, cada faraón de esta etapa buscaba dejar su huella en el Templo de Karnak. Una manera de consolidar su poder tanto política como religiosamente. Reflejando la conexión entre los dioses y la política que caracterizó esta etapa.

Importancia de Karnak en la religión egipcia

Pero entonces ¿era realmente tan importante este templo? Pues sí, sin duda alguna. Como hemos visto, Karnak era visto como el hogar terrenal del dios Amón-Ra, por lo que los faraones invertían enormes recursos tanto para ampliarlo, como para conservarlo. Pues creían que esto les garantizaba el favor divino del Dios. Por ello, el templo también tenía un poder político muy importante. Y es que el clero que residía aquí era el responsable de mantener los rituales diarios del templo, que incluían la alimentación, el vestido y la adoración de las estatuas divinas.

Además, como elemento simbólico para la población, también era un lugar fundamental. El templo fue el escenario de las festividades religiosas más importantes, como la llamada Fiesta de Opet. Se trataba de una fiesta que se celebraba anualmente, y en la que la estatua de Amón-Ra, junto a las de su esposa Mut y su hijo Jonsu, se trasladaban en procesión desde el Templo de Karnak hasta el Templo de Luxor. Una procesión que simbolizaba la renovación de los poderes divinos del faraón.

Templo de Karnak

Hay que entender que en el antiguo Egipto, el faraón no era solo una figura política, sino también divina. Se le consideraba el intermediario entre los dioses y el pueblo, un papel crucial para mantener el orden y el equilibrio en el universo. Algo que se conocía con el termino de Maat. Por ello, la procesión y los rituales estaban enfocados en renovar el poder divino del faraón. Se creía que, al llevar a los dioses en procesión y realizar unas ceremonias específicas, el faraón recibía de nuevo la bendición y el poder de Amón-Ra. Todo ello tenía además una gran importancia social. Al ver al faraón participando en estos rituales, el pueblo reafirmaba su fe en el sistema divino y en la figura del faraón como el protector y garante del orden en Egipto.

Decadencia y abandono del templo

Sin embargo, y como siempre, todo tiene su fin. Ligado, como hemos visto, a la historia de Egipto, tras la etapa del Imperio Nuevo, el país empezó a experimentar de nuevo periodos de inestabilidad política y fragmentación. Por ello, aunque los faraones de esta época siguieron realizando trabajos de restauración y ampliación del templo, estas construcciones no fueron tan importantes como las de épocas anteriores.

Además, durante los siguientes años, Egipto fue invadido por diferentes potencias extranjeras, que en su mayoría tampoco contribuyeron a la conservación del templo. Primero, las invaciones Asirias y persas causaron daños significativas en la mayoría de monumentos, incluido el Templo de Karnak.

En el siglo IV a.C, con la llegada y la expansión del imperio de Alejandro, y posteriormente la dinastía de los Ptolomeos en Egipto, se hicieron algunos esfuerzos de reconstrucción y restauranción de algunos templos, incluido Karnak. No hay que olvidar que Alejandro admiraba mucho la civilización egipcia y se hizo proclamar faraón tras su conquista.

Estatuas

Finalmente, cuando Egipto se convirtió en una provincia del Imperio Romano en el 30 a.C., aunque una parte del funcionamiento el templo siguió en activo, su importancia religiosa ya había disminuido mucho.

Además, con la llegada del cristianismo en el siglo IV d.C, igual que muchos otros templos, Karnak fue abandonado. La expansión de las nuevas religiones además supuso que estos antiguos templos fueran vistos como templos paganos, por lo que muchos fueron destruidos o reutilizados para materiales de construcción.

Así, el Templo de Karnak fue progresivamente abandonado. Sin un mantenimiento adecuado, las estructuras comenzaron a deteriorarse. La arena del desierto fue invadiendo lentamente el lugar, cubriendo partes importantes del complejo. Además, Los terremotos y las inundaciones del Nilo también contribuyeron a su destrucción, dejando en pie solo el legado que ha llegado hasta nuestros días.

Y es que Durante siglos Karnak pasó desapercibido, olvidado a los ojos del mundo… pero ¿realmente fue así?

Re-descubrimiento del Templo de Karnak

Tanto desde la historia, como desde nuestra propia cultura, tendemos a entender el mundo en base a nuestra experiencia. Y esto es natural, les pasa a todas las civilizaciones. Sin embargo, creo que hemos de superar la tentación de entender nuestro planeta y todo lo que contiene solo en base a nuestra visión. Efectivamente podemos hablar del descubrimiento de América, por ejemplo, pero sería más correcto usar el término “descubrimiento de América por parte de los Europeos”. En el caso de Karnak pasa un poco lo mismo.

Pese que el templo cayó en desuso y fue en buena parte enterrado por el desierto, los habitantes de esta región siempre fueron plenamente conscientes de su existencia. Clarificado esto, para los ojos de nuestra cultura, el templo de Karnak fue re-descubierto en la época moderna. Concretamente con la expedición e Napoléon a Egipto en 1798. En lo que se conoció como la “Descripción de Egipto”, los eruditos que Napoleón llevo consigo hicieron un trabajo enrome de documentación. Descripciones e incluso dibujos detallados, no solo de Karnak, sino de una buena parte del patrimonio arqueológico egipcio. Que como consecuencia, empezó a despertar el interés de los europeos por la egiptología.

sala hipóstila 2

De hecho, las primeras excavaciones llegarían años más tarde, a principios del siglo XIX, centradas en toda la región de Tebas, lo que por supuesto, incluyó también a Karnak. Durante los siguientes años, tanto los trabajos de Champollion en el descifrado de los jeroglíficos, como los del egiptólogo prusiano Karl Richard Lepsius en el mapeo del templo, empezaron a establecer las bases para los estudios que se llevarían acabo a partir de entonces.

Y es que no hay que olvidar, que Karnak es uno de los grandes tesoros arqueológicos del mundo. Tanto por su uso continuado por más de 1500 años, como por las inscripciones y relieves de sus paredes. Estas ruinas han aportado información sobre política, religión y también sobre la vida cotidiana del antiguo Egipto. Una ventana al pasado que nos acerca un poco más a comprender como vivía, pensaban y veían el mundo las civilizaciones antiguas.

Visitar el templo en un viaje a Egipto

A modo resumen: Karnak es un lugar increíble, y por mi experiencia no puedo más que recomendaros conocerlo. Además, si estáis pensando en viajar a Egipto, su visita es una de las que no pueden faltar. De hecho, una de las rutas más comunes para conocer Egipto es la de realizar un crucero desde Luxor a Aswan (o en el sentido contrario), para conocer todos los templos y patrimonio que hay a orillas del Nilo. Pues bien, es desde Luxor desde donde vamos a poder explorar el templo.

Dado el tamaño del recinto, vais a necesitar tranquilamente medio día para perderos entre sus muros y entender a fondo todo lo que tiene que ofrecer. Y es que, como hemos ido bien, aquí se conservan templos, capillas, obeliscos y pilonos que abarcan desde el Imperio Medio hasta la época Ptolomaica. Además, si queréis enriquecer la visita con explicaciones, un guía que os explique todos los detalles es ideal en estos casos.

Templo de karnak

Karnak es uno de los muchísimos lugares que tiene este viaje, pero sin duda, por importancia histórica y significado, uno de los más importantes. Nuestro viaje de hoy nos a acercado un poco más a la cosmovisión de Egipto durante una época concreta de su larga historia. Una historia que, no hay que olvidar, sigue hasta nuestros días.

Y es que al fin y al cabo, nuestro mundo está lleno de maravillas, desde las complejidades del moderno, a las grandes civilizaciones del mundo antiguo. Viajar nos permite explorar otras culturas, otros mundos y otras maneras de ver y comprender la vida. Una infinidad de posibilidades para seguir, como siempre, explorando nuestro increíble planeta.

Como siempre, espero que os haya gustado. Si os ha resultado útil o creéis que le puede servir a alguien, podéis compartirlo con vuestros amigos. ¡También, os animo a que os paséis por el canal de Objetivo Horizonte, donde encontraréis videos sobre viajes y lugares del mundo!

Comparte:
¿Te ha gustado el artículo? ¿Estás pensando en tu próximo destino? Si quieres que organicemos tu viaje ponte en contacto conmigo
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.