EL TRIÁNGULO DE ORO, INDIA

Viajamos a la India para explorar la ruta del Triángulo de Oro, un viaje que nos lleva a conoce las ciudades de Delhi, Agra y Jaipur.

Cuando empezamos a planear un viaje a la india una de las primeras rutas que encontramos, y también una de las más famosas, es el llamado Triángulo de Oro. Se trata de un recorrido en forma de triangulo en el mapa que nos lleva a recorrer el mosaico de historia, cultura y tradiciones que implica un viaje a la India.

Hoy, salimos de viaje para conocer y profundizar más en esta impresionante ruta. Desde el legado de poderosos imperios y dinastías hasta el esplendor artístico y la diversidad cultural que definen este impresionante país.

El Triángulo de Oro de India, es un itinerario que enlaza las ciudades de Delhi, Agra y Jaipur. Este recorrido es una ventana a las diferentes caras que tiene India. Pero, como imaginaréis, la elección de estas tres ciudades no es casual.

Cada una representa un capítulo en el relato histórico de India, una parte fundamental de la historia y la diversidad del subcontinente indio que nos ayudará a entender mejor el conjunto. Así que como siempre, empecemos por el principio..

Delhi, el inicio del Triángulo de Oro

La primera para de nuestro recorrido de hoy es Delhi, una ciudad que ha sido el epicentro del poder y la política en el subcontinente indio durante siglos. Un punto de partida perfecto para explorar el Triángulo de Oro.

Sus orígenes se remontan a la época en la que empezó a emerger la civilización del Valle del Indo. Sin embargo, su importancia histórica como ciudad la podríamos situar con la llegada del Sultanato de Delhi, en el siglo XII, imperio islámico que duró la región durante 320 años. Durante esta era, Delhi se convirtió en un importante centro de poder musulmán en la India, bajo el reinado de 5 diferentes dinastías. Fue el momento además en el que se dio una importante expansión arquitectónica, incluyendo la construcción de la famosa Qutub Minar, el alminar más alto del mundo.

Delhi

Ya entrado el siglo XVI, la llegada de los Mughals, etapa conocida como la del Imperio Mogol, marcó un nuevo capítulo en la historia de la ciudad. Bajo el reinado de emperadores como Akbar, Jahangir, Shah Jahan y Aurangzeb, Delhi se expandió y floreció en términos de cultura, arte y arquitectura. Shah Jahan construyó la legendaria ciudad de Shahjahanabad, lo que hoy conocemos como el Viejo Delhi, o la ciudad antigua amurallada. Es aquí donde encontramos joyas como el imponente Fuerte Rojo, que sirvió de residencia imperial y de centro administrativo del Imperio Mogol. También la majestuosa mezquita Jama Masjid, la mezquita del viernes más grande de Delhi y el centro de culto principal para los musulmanes de Delhi.

Otro de los lugares representativos de este periodo, es la llamada Tumba de Humayun, considerada una de las primeras y más importantes obras del arte mogol en India. Y que más tarde inspiraría la construcción del mismo Taj Mahal.

Tumba Humayun, Delhi

Pero hay más. Tras la Revuelta de 1857, también conocida como el Motín de los Cipayos, el control de la India pasó de la Compañía Británica de las Indias Orientales (compañía que llevaba tiempo controlando partes de la India, sobre todo desde Bengala) a directamente Imperio Británico. A partir de aqui Delhi asumió un papel crucial en la lucha por la independencia de la India. La ciudad fue el escenario de muchos movimientos de independencia y protestas contra el dominio británico. De hecho, después de la independencia en 1947, Delhi fue declarada la capital de la India. Desde entonces, ha sido el epicentro de la política, la administración y la cultura de la nación.

Hoy la ciudad es una mezcla de su pasado y su presente. Un lugar donde antiguos monumentos se mezclan con infraestructuras modernas, y un punto imprescindible si queremos entender el pasado, presente y futuro de la India.

Agra: El Legado del Imperio Mughal

Pero continuemos. Llega el momento de hablar de Agra. La siguiente parada en nuestro recorrido por el Triángulo de Oro, y que es quizá el máximo exponente de la etapa del Imperio Mogol del que ya os he hablado. Fue Akbar, el gran emperador Mughal, quien estableció Agra como su capital en el siglo XVI. Durante su reinado y el de sus sucesores, Agra creció como uno de los centros más importantes de la India para el arte, la cultura, el comercio y la arquitectura. Uno de los mayores exponentes de esta época es el llamado Fuerte de Agra. Construido por el mismo Akbar, aun hoy en día sigue siendo un símbolo de poder y fortaleza. Este complejo, que fue tanto una residencia real como un centro militar, tiene en su interior tanto diversos palacios como una mezquita.

Taj Mahal

Pero sin duda, la ciudad es famosa por alojar el que puede ser uno de los símbolos de la india y el monumento al amor más importante del mundo: el Taj Mahal. Construido por el emperador mogol Shah Jahan en memoria de su amada esposa Mumtaz Mahal. Este edificio no solo es un emblema del amor eterno, sino también un ejemplo extraordinario del arte mogol, que combina elementos arquitectónicos islámicos, persas, otomanos e indios. Su estructura simétrica, sus intrincados trabajos de incrustaciones y sus impresionantes jardines reflejan la sublimación del diseño y arquitectura mogol.

Pero Agra no es solo el Taj Mahal. Si nos aventuramos en un viaje al Triangulo de Oro, no podemos perdernos tampoco Fatehpur Sikri, una ciudad mogol en las afueras de Agra. Fundada por el emperador Akbar, se trata de un ejemplo excelente de la planificación urbana mogol, compuesta por un conjunto de palacios, salas y mezquitas. Aunque la ciudad fue abandonada poco después de su construcción, permanece como un testimonio de la visión y ambición de este emperador.

Fatehpur Sikri, Agra

Sin embargo, tras el reinado de Aurangzeb, el último de los grandes emperadores Mughal, Agra experimentó un declive. La ciudad pasó a manos de diferentes gobernantes, incluyendo los Jats, los Marathas y finalmente los británicos en el siglo XIX.

Hoy mantiene su importancia histórica en el largo recorrido de la India. Siendo además, una de las ciudades y centros que más ha influido en el arte, la cultura y la arquitectura del país.

Jaipur: Esplendor Rajput en la Ciudad Rosa

Para acabar nuestro viaje de hoy, viramos hacia la región del Rajastán, hacia Jaipur, la última parada del Triángulo de Oro. Maharaja Sawai Jai Sing II, el gobernante de la ciudad de Amer, por aquel entonces la capital del principado de los Rajputs, fundó la ciudad en 1727. Amer, por entonces, estaba experimentando un fuerte aumento de población. Esto, junto a la escasez de agua y la necesidad de mayor planificación urbanística, hicieron que se decidiera trasladar la capital hacia Jaipur.

Jaipur desde el aire

Jai Singh II diseñó la nueva capital, Jaipur, según los principios del Vastu Shastra, una antigua doctrina hindú de arquitectura. Convirtió la ciudad en una de las primeras ciudades planificadas de la India moderna. Planeó la ciudad en una cuadrícula de nueve bloques, con grandes avenidas y espacios públicos. Esto reflejba tanto las necesidades de la época como su propio deseo de crear una ciudad que estuviera a la altura de su visión y estatus.

La ciudad fue diseñada en una cuadrícula de nueve bloques, con amplias avenidas y espacios públicos. Esta planificación y diseño reflejaban no solo las necesidades prácticas de la época. También por el deseo de Jai Singh II de crear una ciudad que estuviera a la altura de su visión y estatus. Y es que además de la fundación de Jaipur, este gobernante pasaría a la historia también por sus grandes contribuciones a la ciencia y la política. Construyó 5 observatorios astronómicos por todo el país, incluyendo las ciudades de Jaipur, Delhi, Ujjain, Mathura y Varanasi.

Palacio de la ciudad de Jaipur

Y es que uno de los aspectos más notables de Jaipur es su arquitectura, una fusión del estilo rajput y mogol. El Palacio de la Ciudad, en el centro de Jaipur, es un buen ejemplo de ello. Se trata de un complejo de palacios que incluye patios, jardines, así como otros edificios menores, cada uno con su propia historia y arquitectura única.

Aunque si hay una edificio que destaca en un viaje a Jaipur es el Hawa Mahal, el Palacio de los vientos. Se trata de una construcción de cinco pisos hecha con arenisca rosa y roja. Es famosa por sus 953 ventanas cuidadosamente talladas que permitían la circulación de aire en el interior, manteniéndolo siempre fresco. El Maharajá Sawai Pratap Singh originalmente diseñó el Hawa Mahal para que las mujeres de la familia real pudieran observar las festividades en la calle sin ser vistas. Ahora este palacio se ha convertido en un símbolo de Jaipur, reflejando su rica herencia cultural e histórica.

Hawa Mahal

Pero si hay algo que caracteriza a Jaipur es el color de sus edificios, que le ha valido el sobrenombre de la ciudad Rosa. En 1876, ya bajo el dominio británico, toda la ciudad fue pintada de Rosa para dar la bienvenida en su visita a la india al Príncipe de Gales (el que más tarde se convertiría en el Rey Eduardo VII de Inglaterra). El rosa, en la cultura india, es un color que tradicionalmente se asocia con la hospitalidad y la calidez. Por que lo que se trató de un símbolo de respeto y bienvenida para el príncipe.

Desde entonces, el mantenimiento del color rosa en la mayoría de los edificios del centro histórico se ha convertido en una ley local para preservar el patrimonio cultural y la identidad única de Jaipur. Lo que no solo le da un encanto único, sino que también se ha convertido en todo un elemento de identidad para esta “ciudad rosa”.

Reflexiones Finales: La esencia de India en un recorrido

Como veis, la ruta del Triángulo de Oro no es solo un itinerario turístico, es un recorrido que intenta capturar la esencia de la historia y cultura de la India. Emperadores, reinos, reyes, conquistas y culturas se entrelazan para ofrecernos una visión completa del rico legado histórico y cultural de esta nación.

Hoy hemos ofrecido solo algunas pinceladas de todo lo que estas tres ciudades indias pueden ofrecernos. Pero hay más, mucho más. Este pequeño recorrido, desde las profundidades de Delhi, pasando por Agra y la regia elegancia de Jaipur, nos da una pequeña muestra de la compleja y rica herencia cultural que se nos presenta con un viaje a la India. Un subcontinente imposible de abarcar en un solo viaje.

Como siempre, espero que os haya gustado. Si os ha resultado útil o creéis que le puede servir a alguien, podéis compartirlo con vuestros amigos. ¡También, os animo a que os paséis por el canal de Objetivo Horizonte, donde encontraréis videos sobre viajes y lugares del mundo!

Comparte:
¿Te ha gustado el artículo? ¿Estás pensando en tu próximo destino? Si quieres que organicemos tu viaje ponte en contacto conmigo
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.