LA GRAN TRANSFAGARASAN, RUMANÍA

Hoy os vengo a hablar de la carretera Transfagarasan, uno de los lugares más emblemáticos que podemos visitar en un viaje a Rumania. Pero, ¿solo una carretera? La Transfagarasan es mucho más que eso.

Muchos la han calificado como la carretera más bonita del mundo, y no es para menos. Se trata de una ruta que conecta las dos principales regiones históricas de Rumania: Valaquia y Transilvania. Su construcción se remonta a los años 70 del siglo XX y fue obra del dictador del momento, Nicolae Ceausescu. Caeusescu tenía el miedo de que la Unión Soviética quisiera invadir Rumania (o alguna de sus partes), como ya había pasado con chechenia. Por ello, decidió construir una carretera que no se pudiera bloquear y que permitiera a sus tropas pasar a través de sus dos principales regiones. El resultado, tras cinco años de construcción y varios muertos en el intento, fue la Transfagarasán.

Sin embargo, más allá del atractivo paisajístico que tiene la Transfagarasán (y no es para menos), como medio de comunicación es un tanto inútil. El clima, sobre todo la nieve y la niebla, la hacen intransitable 7 o 8 meses al año. Por ello, si estáis pensando en hacer un viaje a Rumanía y queréis atravesar el puerto de la Transfagarasán, los meses de verano son los mejores (y puede que los únicos).

Comparte:
Alex Tomboix
Soy Alex Tomboix, asesor de viajes, mente inquieta y apasionado del mundo y sus gentes. En este blog de viajes encontraréis información de los países que visito y en los que organizo viajes.
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Si te faltan ideas, puedes suscribirte a la Newsletter, para no perderte ningún artículo de viaje.